jueves, 17 de octubre de 2013

EL RINCÓN DEL REPTIL - AÑO 1 VOL. 9 : "DE ENANOS Y GIGANTES"



Hace no mucho tomé la tarea de comenzar a ver la televisión de nuevo. Una que otra serie... realmente en la vida de un reptil y sus múltiples compromisos no hay tiempo para más. Esto lo leen, amables lectores, mientras con evidente descaro estoy bebiendo una cuba frente al prístino y azul Caribe mexicano cortesía de mi empleador Godinez.
Mueran de Envidia!

Una de las series con las que me identifico actualmente es “Californication”, sobre un escritor problemático y mujeriego (Hank) que intenta sobrevivir en la jungla de asfalto de Hollywood... y con la excepción del personaje de Hank Moody, no puedo pensar en otro personaje tan formidable como Tyrion Lannister en "Game of Thrones".
Si no han visto la actuación de Tyrion Lannister en “Game of Thrones”, se han perdido de mucho. Este personaje es un enano dentro y fuera de la pantalla… pero en realidad su personalidad es gigantesca.



Aún la gente pequeña con carácter puede hacer una gran sombra.


Les explico por qué vino a colación una reseña de TV en este espacio:

El enano nos enseña que lo que realmente importa es el carácter. Tyrion Lannister es un enano ambicioso, agradable y se puede resumir su personalidad con esto: “Todos los enanos son bastardos a los ojos de sus padres, y me di cuenta muy temprano en mi vida que tendría que avanzar en el mundo usando lo que tengo… una gran mente. Por eso leo mucho.”

Este personaje ama a las mujeres, y lo mejor es que las consigue porque tiene una presencia dominante, es sarcástico, inteligente, no se quiebra bajo presión y trata bien a las mujeres. Incluso ya tuvo dos o tres escenas de pelea donde ajusticia a soldados con el triple de su tamaño con el puro ingenio.

El enano tiene un sobrino (el rey, ni más ni menos) que es un completo imbécil, cruel y despiadado con los demás. Todos le temen porque es impredecible, pero cuando llega el enano es el rey quien tiene que temerle porque no se deja dominar.

Owned, little brat!



Otra cosa que lo separa de la aburrida gente mundana es algo que un reptil siempre debe tener en mente: Su código de conducta. Tal vez no sea “moral” en el sentido estricto de la palabra, pero siempre sigue ese código sin importar el costo. Si promete algo, puede caerse el cielo pero al final del día estará hecho.  Se que puede haber muchas recompensas jugosas renunciando a tu palabra, pero los verdaderos hombres no se tientan con eso, el honor es suficiente y al final los que tenemos que vivir con nuestras acciones somos nosotros.

Esto es lo que vuelve al enano un personaje digno de ser estudiado. Al final si llegamos a este mundo en el huevo de un reptil es para que descubramos si algo tan insignificante como “no tengo dinero”, o “soy muy tímido”, o “estoy horrible” o “me duele el hombro” va a limitar lo que podemos lograr. No importa un carajo lo que los demás crean de nosotros, sino lo que nosotros creemos de nosotros mismos.
Una foto nostálgica de mi album de bebé.


Por eso, cualquiera que se agache ante algo de lo que no está convencido o se detenga con un simple “no”, va a encontrar que las puertas en esta vida son más difíciles de abrir de lo que creía.

Por petición de nuestros lectores esta semana recibirán doble Rincón del Reptil, porque hay temas que nos presionan y quieren saber mi punto de vista.  Así que por petición popular nos vemos este sábado (por única ocasión) en el próximo Rincón del Reptil... la columna más descarada de Da Nathing Box.

2 comentarios:

  1. Deberías hacer uno titulado "Como cantinflear 1000 palabras para decir lo que se podría en 10"

    ResponderEliminar